info@tempsdeinterior.com

¿Quién no ha intentado alargar el brazo y acariciar las nubes por un momento? Una mano hacia el cielo, el cuerpo tumbado sobre la hierba recién cortada, el sol acariciando la piel. Felicidad. Escribiendo estas líneas desde un despacho sin ventana siento una imperiosa necesidad de salir al aire libre y respirar naturaleza. Por eso, he seleccionado cuatro alojamientos Temps donde tendrás la impresión de alcanzar el cielo, un placer que ellos reservan solo para los adultos.

Situado en un antiguo atzucac –calle sin salida en árabe– de la localidad de Benissoda, se encuentra el hotel La Sitja, cuyo tesoro más preciado es sin duda su terraza con vistas a las montañas y una zona de spa privada ubicada en la azotea del edificio. Estoy segura de que tu escapada rural encontrará el complemento perfecto en una sesión de sauna y un baño en la piscina-jacuzzi exterior, ya sea de día o de noche, después de un paseo por el centro histórico del cercano pueblo de Albaida.

 

Las vistas panorámicas que ofrece la terraza del hotel boutique Cases Noves se elevan a la categoría de extraordinarias. Como diría el pirata, sentado alegre en la proa de este hotel, verás Guadalest a un lado, al otro su castillo y allá a tu frente el mar azul. Nunca el cielo había estado tan cerca. Te propongo disfrutar de un desayuno al sol del invierno, o una deliciosa cena veraniega acariciado por la brisa de la montaña. Regálate una escapada romántica llena de paz y tranquilidad y disfruta de la cultura, el paisaje y la gastronomía de este especial entorno. Por eso no es de extrañar que fuese elegido mejor alojamiento de España por sus clientes en 2017 según Booking.com, TripAdvisor, Trivago, Hotels Combined & Google. Déjate llevar y no olvides llamar a un canguro, porque esta deliciosa experiencia es solo para adultos.

Otro de los alojamientos reservado en exclusiva a los adultos es Font d’en Torres, una masía del siglo XV que se encuentra en uno de los parajes más espectaculares de la comarca de Els Ports, a solo seis kilómetros de Morella. Allí podrás decidir si prefieres recorrer el agreste paraje, descubrir el patrimonio de Morella, relajarte en el jacuzzi, o quedarte en su terraza escuchando el canto de los pájaros, el agua de la fuente, y el cencerro de las vacas pastando. Podrás escoger entre habitación o apartamento, este último dotado de todas las comodidades que puedas imaginar para que tu estancia sea inolvidable.

Con los materiales que proporcionan el suelo y el bosque se construyó Mar de la Carrasca, una masía de principios de siglo reconstruida para tu descanso, en el que (obligatoriamente) tendrás que dejar el mundo exterior atrás, ya que no encontrarás ni wifi ni televisión, únicamente el sonido de la naturaleza y el silencio. Y la luz del atardecer sobre las montañas, el tacto de los cantos rodados en la ducha, el sonido del fuego en la chimenea y del agua de manantial.

 

Relájate. Respira. Disfruta.

Porque está bien tener los pies en la tierra, pero la cabeza, siempre en el cielo.

Blanca López Handrich

©2016 tempsdeinterior.com | todos los derechos reservados   |   Aviso legal  |  Politica de privacidad.
Turisapp
Imagen footer